miércoles | 16.01.2008
buscar

en La Razóngoogle


T. 22.9° Clima | H. 50%      Ed. Anteriores  |  Escríbanos
RIBONETTO CONFESO QUE UN MENSAJE DE UN HINCHA LO CONVENCIO DE IR A CENTRAL
El poder del SMS
"Ya debutaste en Primera, saliste campeón con Lanús y ahora lo único que te queda es jugar en un grande", decía el anónimo que recibió el jugador en su celular. "No lo podía creer, me tocó el corazón", afirmó el defensor
Para que una transferencia llegue a buen puerto influyen muchos aspectos. El fundamental, sin dudas, es el económico. También es importante la situación de cada club y el deseo del jugador en cuestión. Pero no es moneda corriente, en estos tiempos que corren, que un futbolista se decida a cambiar de camiseta impulsado por la demostración de cariño de un hincha. A los 33 años, Walter Ribonetto, figura en el Lanús campeón del Apertura, dejó de lado la posibilidad de jugar la Copa Libertadores y optó por ir a Central, un equipo sumergido en una crisis deportiva y económica muy grande. Y el defensor reveló que un mensaje de un hincha del Canalla fue lo que terminó convenciéndolo.

"Cuando me dijeron que era el jugador que buscaba Madelón, un hincha consiguió mi número de celular y me mandó un mensaje de texto que decía: 'Ya debutaste en primera, saliste campeón con Lanús y ahora lo único que te queda es jugar en un grande como Central". No lo podía creer, me tocó el corazón", contó el experimentado central en declaraciones al diario La Capital.

Ribonetto contó que admira el fervor de la hinchada canalla. "Pensé mucho en la gente de Central. Fui varias veces a jugar al Gigante y hay que ganar en esa cancha. Es cierto que en el último torneo al equipo no le fue bien, pero hay un plantel con muy buenos jugadores. Con el apoyo de esa hinchada no tengo dudas de que vamos a salvarnos. También influyó que Rosario está cerca de Corral de Bustos, mi pueblo", sostuvo.

Respecto a su decisión de dejar Lanús, el defensor explicó que no lo toma como un paso atrás. "A todo jugador lo seduce jugar las Copas. Pero también me gustan otros desafíos. En mi carrera todo me costó muchísimo y aprendí a disfrutar cada cosa que me pasa. Esto que vivo hoy es impagable", indicó. Y agregó que ahora afronta "un desafío grande, con un equipo que no puede ni debe descender".