Martes 30 de abril de 2002
  Tapa
  Política
  Policía
  Economía
  Internacionales
  Inf. Gral
  Opinión
  Deportes
  Espectáculos
  Todos los títulos
Información General  
  SALUD
Dos estudios confirman que los bebés deben dormir boca arriba
En Argentina hay 500 casos de "muerte blanca" por año. La posición boca abajo perjudica la función de neuronas y arterias.



LAS TEORIAS SOBRE COMO DEBEN DORMIR LOS BEBES FUERON CAMBIANDO CON LOS AÑOS.


Más Información
  Hay que lidiar con un problema cultural

ATLANTA. AGENCIAS.

Dos estudios realizados por científicos estadounidenses y austríacos confirmaron que cuando los bebés duermen boca abajo aumenta la probabilidad de que sean víctimas del síndrome de muerte infantil repentina, también llamado "muerte de cuna" o "muerte blanca", que en la Argentina provoca 500 casos por año y en Estados Unidos, 2.000.

Ambos estudios, presentados en la Sociedad Roentgen Ray, dedicada al estudio de este síndrome, ratifican la teoría en boga desde hace algunos años de que los bebés deben dormir boca arriba. El primero de ellos señala que como consecuencia de dormir boca abajo existe el peligro de que las neuronas cercanas al cerebro funcionen de manera deficiente.

Estas neuronas producen serotonina, una sustancia que se encarga de transmitir los mensajes del cerebro y, entre otras funciones, reaccionar ante la presencia de un exceso de dióxido de carbono en la sangre, alertándolo del peligro.

George Richerson, que encabezó el estudio en la Universidad de Yale, explicó: "Cuando alguien se duerme boca abajo aumentan los niveles de dióxido de carbono. La reacción normal es un leve despertar en el que la persona mueve la cabeza y respira más profundamente. Pero existen pruebas de que algunos bebés que sufren la muerte de cuna no reaccionan así". Y agregó: "Si las neuronas que se supone debían alertar de un nivel alto de dióxido de carbono no funcionan, tal vez el bebé se ahogue en vez de moverse y despertar".



BLOQUEO DE ARTERIAS. En el segundo estudio se indica que cuando el bebé duerme boca abajo puede doblar a tal punto el cuello que bloquea las arterias que le suministran sangre al cerebro.

Esta investigación, realizada por Stefan Puig en la Universidad de Viena, reveló que el 71 por ciento de los bebés que murieron por este síndrome tenían un problema de oclusión arterial cuando habían dormido boca abajo.

Puig indicó que los resultados sugieren que el estrechamiento de las arterias vertebrales podría ser un factor importante para el desencadenamiento de este síndrome.

Sin embargo, el médico advirtió que también podría existir una amplia variedad de causas que provocan la "muerte blanca", entre ellas el consumo de tabaco por parte de la madre y las habitaciones con una excesiva calefacción.

Volver arriba



 
Copyright 2001-2017 La Razón | All rigths reserved
Radio Mitre | TN24horas.com | Clarín.com | Diario Olé | Ciudad Internet | Publicidad